26.11.12

Z,

En todo el mundo no existe nadie igual a mí. 
Todo lo mío me pertenece. Mi cuerpo, todo lo que hae mi mente, con todos sus pensamientos e ideas, mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben; mis sentimientos, cualesquiera que sean: ira, alegría, frustración, amor, decepción, emoción; mi boca y todas las palabras que salen de ella, refinada, dulces o cortantes, correctas o incorrectas; mi voz, fuerte o suave y todas mis acciones, sea para otros o para mí. Soy dueña de mis fantasías, sueños, esperanzas y temores. Son míos todos mis triunfos y mis éxitos, todos mis fracasos y errores. 

Sé que tengo aspectos que me desconciertan y otros que deconozco.

Como quiera que parezca y suene, diga y haga lo qe sea, piense y sienta en un momento dado, todo es parte de mi ser.

Esto es real y representa el lugar que ocupo en este momento de tiempo.

Puedo ver, oír, sentir y decir. Tengo los medios para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva y darle sentido y orden al mundo.

Me pertenezco y así puedo estructurarme.

Yo soy yo y estoy bien...